4 Mecanismos para Invertir en la Bolsa de Valores

El mercado accionario tiene diferentes puertas según el tipo de inversionista: amante del riesgo, moderado o conservador. Los fondos mutuos, las emisiones de acciones y las plataformas en línea presentas cada una sus ventajas y desventajas según tu perspectiva de rentabilidad y la forma en que te gustaría operar.

  1. Fondos Mutuos (Carteras Colectivas)

Es de lejos la alternativa más sencilla y segura. Un fondo mutuo (o cartera colectiva en Colombia) es el conjunto de dinero invertido por varias personas en un mismo grupo de acciones y administrado por profesionales. Podrás encontrar múltiples opciones: fondos con acciones según el sector (financiero, energético, tecnológico), otros que reflejen índices bursátiles (son los más diversificados), con acciones en el exterior, etc.

Otra de las grandes ventajas es que la comisión es mínima en comparación a la  que pagarías si tuvieras un corredor. Estos fondos tienen como objetivo una rentabilidad a largo plazo, así que deberás ser paciente si ves disminuir tu inversión durante un par de meses.

Si no tienes la menor idea de la bolsa y no está entre tus planes capacitarte, pero al mismo tiempo te gustaría tener un portafolio diversificado esta es la mejor alternativa. Personalmente recomiendo participar en uno de estos fondos incluso antes de operar como trader, con el fin de acostumbrar la mente y el bolsillo a las pérdidas ocasionales.

  1. Emisión de Acciones

Las compañías que necesitan recursos para sus planes de expansión usualmente acuden a este mecanismo para evitar endeudarse. Es muy fácil adquirir acciones de una compañía, ya que múltiples entidades te permiten agilizar los trámites, pero generalmente el monto mínimo de la inversión es el doble del requerido para un fondo mutuo.

Lamentablemente, la desventaja para algunas personas es vender los títulos. Cuando estás afiliado a una casa comisionista de bolsa simplemente llamas a tu corredor y éste efectúa la transacción, pero las personas que adquirieron las acciones sin afiliarse tienen que llenar algunos formularios y esperar el desembolso.

  1. Pagando un corredor

Es el mecanismo de inversión más común. Simplemente te acercas a una casa comisionista y luego de unos cuantos formularios escoges un corredor. Es muy importante que sea alguien de tu entera confianza y que esté plenamente capacitado para brindarte asesoría.

Una desventaja es que ellos suelen ser los que poseen la información (gráficos, puntas de oferta y demanda, montos de operaciones), por lo que la decisión tiende a recaer más sobre el conocimiento que ellos tienen y no sobre el tuyo (a excepto que tengas acceso a los mismos datos).

A pesar de que muchos corredores y analistas ponen su mejor empeño en la asesoría que brindan, ocasionalmente las cosas no salen como se espera, por lo que algunos inversionistas que no toleran las pérdidas ocasionales (por pequeñas que sean) entran conflictos y discusiones. Cuando ganan es porque tomaron una buena decisión, cuando pierden es culpa del corredor.

  1. Plataformas en línea

Máximo riesgo, excelente acceso a la información y menores costos de operación. ¿Quién toma las decisiones aquí? Única y exclusivamente tú. Aunque encontrarás videos y análisis en etas plataformas, en el momento en tengas que tomar una decisión estás completamente solo, por lo que es muy común que inversionistas con poca formación accedan al mercado por esta vía.

Eso no significa que vayas a hacerlo mal, sino que implica una responsabilidad grande por el nivel de capacitación requerido, el control de tus emociones y la percepción subjetiva de los datos que tienes en la pantalla.

Además de que pagas una comisión muy reducida al no tener que pagar corredor, una de las ventajas es que operas en tiempo real, es decir, que la ejecución de una orden es inmediata (cosa que  no sucede mientras llamas a tu corredor, éste inscribe la orden, la sube al sistema, etc).