10 factores antes de vincularte a una empresa multinivel

Aunque los negocios de mercadeo en red están consolidándose cada vez más, es evidente que más de uno quiere tomar ventaja de los demás en lugar de impulsarlos a ganar más. Te presento un listado con 10 aspectos que debes evaluar en la propuesta de negocio.

  1. La antigüedad de la compañía

Hay empresas que muestran un crecimiento sostenido durante décadas enteras. Eso no es gratis. Si están en el mercado y además se expanden significa que existe un grupo importante de consumidores fieles y muchos otros que están comenzando a probar el producto.

Por otra parte, las más recientes carecen de experiencia y es muy difícil determinar si son estafas o si continuarán existiendo en unos cuantos años. Ten presente este aspecto a futuro cuando vayas a presentar el plan de afiliación, una marca con respaldo hace la mitad del trabajo.

  1. El producto

No es lo mismo vender productos nutricionales que fragancias y cosméticos. Si eres hombre y entrenas en un gimnasio el primer segmento de productos será más fácil de vender que los del segundo grupo. Las propuestas llegan a toda clase de personas, pero resulta que tú tienes un grupo de amigos y un contexto particular que inclinará la balanza hacia cierto tipo de comercialización.

Evalúa también si se trata de productos de calidad. Conocí una empresa (que entre otras cosas no volví a ver) que pagaba jugosas comisiones por auspicio y venta, pero que vendían un producto pésimo y muy costoso, por lo que el número de devoluciones por garantía era incompensable.

  1. El plan de pago

Los porcentajes de ganancia son fundamentales porque al fin y al cabo te incorporas para aumentar tus ingresos, no para desperdiciarlos. Algunas empresas pagan muy bien (50% o más) basadas en un producto costoso, lo que quiere decir que probablemente deberás esforzarte más en la comercialización. Otras ofrecen un pago modesto (25%) con productos que son más accesibles y de alta rotación.

Pero tanto o más importante que la comisión por tus ventas es la que recibirás por las de tu red. Si es muy difícil cumplir la meta entonces terminarás operando como un Autoempleado y no como el Dueño de un negocio. De todos modos ten en cuenta que se trata de un sistema que permite ingresos importantes luego de un par de años o más.

El otro aspecto está relacionado con las bonificaciones por afiliación. Si son más atractivas que las derivadas de la venta entonces podrías estar frente a una pirámide.

  1. Los programas de capacitación

La idea es buena, el producto es reconocido por su calidad y las comisiones están dentro de lo normal. ¿Qué  te han dicho de las capacitaciones? No todos estamos formados para ser vendedores ni para formar un equipo de trabajo, por lo que se requieren habilidades comunicativas y el conocimiento de lo que vas a vender para tener éxito, de lo contrario serás uno más.

En general no deberían tener un precio elevado, pero si éste es excesivo podría darse el caso de que los ingresos de la compañía por este concepto sean los que verdaderamente la han mantenido con vida. Este puede ser otro tipo de estafa.

  1. El tiempo

Aunque la frase “trabaje medio tiempo desde casa” es muy llamativa, no siempre es una verdad completa. Existen empresas que ofrecen servicios que solamente pueden ser ofrecidos puerta a puerta, colocándote una carga más. Son casos aislados, pero vale la pena hacer mención de los mismos.

Busca corporaciones con productos que puedas llevar fácilmente a tu sitio de trabajo o estudio para que los demás puedan verlos. Se trata de que puedas dar a conocer la idea de negocio sin sacrificar tu tiempo libre.

  1. El costo de afiliación

El pago por la vinculación no solo tiene que ver con tu bolsillo, también aplica para el de los futuros prospectos. Recuerda que la esencia de un negocio de mercadeo en red es precisamente eso, que puedas formar un equipo fácilmente. Si afiliarse es muy costoso puede ser un obstáculo, incluso cuando se trate de un muy buen producto.

  1. Pedidos mínimos

Ésta es la parte que menos me agrada de algunas compañías. Es muy frecuente que pidan cierto volumen de ventas al mes para garantizar la comisión o condicionar la permanencia. Si no facturas más de X dólares entonces no recibes tu pago. Determina si el pedido requerido es realmente mínimo o se trata de una meta difícil de alcanzar para ti y tu equipo.

  1. Casos de éxito

Como te habrás dado cuenta, gran parte de la publicidad de las empresas consiste en los “testimonios” de parejas que perdieron su empleo y luego de dos años ya tienen casa, un automóvil y se la pasan viajando. ¿Sospechoso, no? Ojo, no significa que todas las que hagan esto sean fraudulentas, pero es mejor caminar con cautela.

En este punto preferiría que tuvieras un contacto personal con aquellos que llevan mucho tiempo y los que están alrededor de los 2 ó 3 años. Es mejor conocer de primera mano todo el proceso que los ha llevado a la cima, así como los errores que cometieron. Cuando varias personas logran el éxito es porque el sistema funciona por encima del género o el origen socioeconómico.

  1. Incentivos

Viajes, automóviles, electrodomésticos, todos forman parte de ese conjunto de premios al desempeño. La mayoría de las empresas cuentan con sistema de puntos canjeables o métodos similares. Una compañía que percibe buenos ingresos por parte de sus promotores les retribuye igualmente su esfuerzo.

  1. Piénsalo primero

“¿Quiere saber cómo gano 2000 dólares al mes trabajando desde casa? Pregúnteme cómo.” Las conferencias de este tipo están orientadas a incorporar el mayor número de personas posible. La palabra clave es “persuasión”, y para ello recurren a toda clase de recursos como los sueños e ilusiones para apresurar la toma de decisiones.

El punto no es que sean o no algún tipo de estafa, sino que a veces se pasan por alto algunas consideraciones como el tipo de contexto en que te desenvuelves, el costo de la capacitación y la sostenibilidad en el largo plazo de la empresa. NUNCA tomes la decisión en caliente. Espera unos días y evalúa todos los factores que hemos visto en este post. Las emociones no siempre son buenas consejeras y algunos inescrupulosos son realmente hábiles para manejarlas, así que cabeza fría ante todo.